En el día de ayer el Congreso de Brasil aprobó la apertura del proceso de impeachment a la Presidenta Dilma Rousseff

En los últimos años, la sociedad brasileña ha emprendido una intensa lucha contra la lacra de la corrupción que afecta a su país. Dentro de la oleada de casos que se han destapado y que involucran a distintos partidos y empresas, la Presidenta no se ha visto implicada en ninguno de ellos, y no hay sospecha fundada ni constancia alguna de que se haya llevado un solo real a su bolsillo por cauces irregulares, ni de haber aceptado ninguna prebenda. En cambio, un 60% del actual congreso brasileño sí tiene casos abiertos de corrupción, y el propio presidente de la cámara, Eduardo Cunha, está acusado de evasión fiscal por tener tres cuentas en Suiza y haber aceptado sobornos de Petrobras.

En la línea de lo expresado por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), desde Podemos compartimos la preocupación ante esta grave situación en la que la Presidenta democráticamente electa está siendo sentenciada por un Congreso enfermo de corrupción y claramente orientado por intenciones espurias. A día de hoy no existe una acusación de carácter penal contra la presidenta. La acusación de mala gestión de las cuentas públicas, escasamente desarrollada en el día de ayer por los congresistas brasileños, no ha sido avalada por el Tribunal de Cuentas de la Unión y no amerita pues un proceso de destitución como el que se ha emprendido.

Además, como se señala igualmente desde la OEA, el quiebre institucional que está fraguándose contra la Presidenta Rousseffno sólo es un procedimiento de dudosa legitimidad, sino que contraviene sin fundamento alguno el carácter presidencialista del sistema constitucional brasileño. Intentar la destitución a través de un impeachement, basado en un cambio de la correlación de fuerzas dentro de la coalición gubernamental, violenta el fundamento y el mandato democrático obtenido en las urnas por la Presidenta Rousseff.

Nosotros consideramos imprescindible que se respete la voluntad del pueblo brasileño, que reeligió a la Presidenta Dilma en 2014, o que se modifique ese mandato por la única vía democráticamente aceptable: vencer en las urnas.

Tras una década de importantes progresos sociales en el continente, de los que Brasil ha sido uno de los grandes protagonistas, con la voluntad de dejar atrás un largo historial de golpismo, intervenciones e injerencias en la región, desde Podemos confiamos en que Brasil, como toda América Latina, siga ganando autonomía democrática y no se rememoren tristes fantasmas que creíamos enterrados en los años oscuros de la historia. La senda golpista y las vulneraciones de los parámetros democráticos en los últimos años en Venezuela (2002), Honduras (2009) o Paraguay (2012) son precedentes que invitan a estar alerta.

Desde Podemos solicitamos por ello al Gobierno de España y a todas las fuerzas políticas y sociales que muestren su compromiso con la estabilidad de las instituciones democráticas, y la solidaridad y el respeto de la voluntad soberana expresada en las urnas por el pueblo hermano de Brasil. La imprescindible lucha contra la corrupción y por un país más transparente y más justo no puede ni debe ser utilizada por intereses espurios como un ariete contra la legitimidad de las instituciones y contra el imperio del principio democrático.